COLUMNAS

Las mentiras

Columnista: Daysi Soria
Redes: Daysi info (Fanpage)

Iniciar una conversación no tiene muchos requisitos, pero entablar cualquier tipo de charla con una persona que se pasa inventando todo tipo de situaciones tarde o temprano termina aburriendo a los demás o perdiendo la credibilidad.

Ser un mentiroso compulsivo trae consigo malos ratos ya que la mayoría de los que conocen a una persona así, no quieren volver a dirigirle la palabra por las veces que fueron engañados.

La mitomanía se puede convertir en un estilo de vida si no es solucionada a tiempo. Se cree que una persona así sufre de algún trastorno psicológico.

Si en la niñez aparece, es importante dar enseñanza a los más pequeños sobre la importancia al decir la verdad, para poder cortar a tiempo con esa situación, de lo contrario, eso puede ir aumentando más adelante.

Lo que cuentan quizás no lo hagan con mala intención, mas, es incómodo escuchar historias falsas que al final son descubiertas. La autoestima es fundamental para acabar con eso.

Es preferible sugerirle a quien trata de engañar, que evite hacerlo, pedirle que diga la verdad antes de mentir nuevamente. Las mentiras deben quedar atrás, no convertirla en una costumbre pese al castigo que se consiga por ser sincero o por temor de perder algo por mostrarse sin falsedades.

Deja una respuesta