COLUMNAS

Suspensión de la peregrinación

Columnista: Daysi Soria.
Redes: soria_benitez

En estos últimos días se han habilitado muchas actividades como ir hasta 500 personas por hora a la costanera, pudiendo ser un número elevado y arriesgado debido a la situación actual.

Pero siguen persiguiendo una vez más a aquellos fieles que desean ir a Caacupé, poniendo requisitos que no son tenidos en cuenta para ir a la ciclovía o por la frontera.

¿No están violando el derecho a la libertad de culto? Suena un poco exagerado, pero es lo único que se está evitando ya que se liberaron otras cosas.

Quizás porque no les conviene monetariamente hablando, especialmente a los grandes empresarios porque los vendedores de la zona y los que asisten durante el novenario son los más afectados.

Muchos festejos se llevaron a cabo en las narices de las autoridades. Es casi una persecución a las religiones, para una persona que tiene fe es un duro golpe. A quien no cree, pues obviamente ni le va ni le viene y aunque se le explique no entenderá.

Pagar la promesa, peregrinar con familiares y amigos durante años significan mucho para los católicos. Aunque no faltaba algún inadaptado que se iba con otra intención, no siempre se salían con la suya.

La idea es evitar un siniestro mortal supuestamente, pero es mucha coincidencia que justo para esas fechas el virus sea tan grave problema y en el resto del país, el Covid sea tan inofensivo.

Deja una respuesta