COLUMNAS

Caras de piedra de la Política

Por: Claude Samaniego – claudesamaniego@gmail.com

El 2020, sin dudas, fue un año de muchísimo aprendizaje que sirvió también para ver los verdaderos rostros de la gente, más que nada, de nuestras autoridades, que no perdieron tiempo para exprimir provechos a cada situación que arrastró la pandemia del temido y a la vez no temido virus. Aparecieron algunos héroes, con ansias de ocupar algún trono especial en un futuro cercano; los ladrones que “donaban” un tapabocas con el valor de 1000 y otros, simplemente desaparecieron. Quién sabe dónde andarán, lo que es seguro, es que todos estarán en la puerta de tu casa pidiendo votos poco antes de las elecciones.


Los mondaha, los ventajistas y los figuretis son las caras de piedra de la Política, porque es poca la diferencia a la hora de evaluar los desempeños. En el primero encontramos a los dinosaurios, que llevan añares mamando del Estado, embolsillándose hasta las últimas gotas de esfuerzo de la ciudadanía, los que nos tienen de rodillas y a latigazos, pero como fieles masoquistas, estamos quietos y callados para otro golpe traicionero, porque a la hora de votar, los colores importan más.


Los ventajistas, falsamente preocupados por este pueblo sufrido, dan la mano esperando el turno de ganar y se alaban como grandes moralistas. Fáciles de reconocer, porque ellos son exponentes de todo lo correcto tan ofendidos con la inoperancia de los gobernantes actuales, que centran sus campañas en críticas, no en proyectos y propuestas de interés. Muy aparte de quienes actúan con sinceridad y sueñan con un Paraguay libre de plagas, ataduras y corrupción.


Los figuretis son los gallitos de confianza de algún político mbarete, acompañan en todos lados y son los primeros en sonreír para la cámara en actividades proselitistas, pero no mueven un solo dedo a beneficio de la comunidad, no tienen servicio de vocación ni fuerza de decisión, que es un principio fundamental de la Política. Simplemente, descarados y cómodos aguardan su momento, con el hurrerismo como aptitud para el cargo al que se postulan. Mba´epa eha´arõta chugui.


Sí, se acercan las elecciones y ellos lo saben. Veremos muchas obras, mucha solidaridad, visitas, abrazos, sonrisas y mil promesas, nambréna luego. Pero no se engañen, que como dice la canción, “pájaro que come, vuela”. Así también, cuando consigan que te manches el dedo marcando sus nombres, se irán ha hesaráita ndehegui. Y como diría un amigo, ndaha´éi pochyrã.