COLUMNAS

Vecinos conflictivos

Por: Daysi Soria

Es mucho pedir que en el barrio no exista ningún tipo de problemas ni peligros, pero si hay algo que puede ser evitado hay que procurar que no ocurra nada por más insignificante que parezca.

Depende a veces del vecindario y de sus habitantes llevarse bien o por lo menos no tener “enemigos”, mas cuando se conoce el carácter de los demás. El famoso si le buscás le vas a encontrar.

Igualmente no falta ese vecino dedicado a crear peleas ya sea con los de su casa o con otros, sí o sí se llama a la policía y se crea todo un tema de nunca acabar.

No hay feriados o festividades que les impida molestar a su vecino, desde palabras ofensivas hasta arrojar objetos punzantes en casas ajenas solo para molestar.

Se vuelve muy difícil llegar a un acuerdo con un mal vecino que solo desea lastimar a los demás y que después se lava las manos diciendo que estaba bajo los efectos de alguna droga o alcohol.

Una pena por las criaturas que lidian cada día viendo cuando uno o ambos de sus padres están a los golpes y gritos con la primera persona que le se les cruza. ¿Dónde están los entes responsables? Las llamadas que son atendidas con suerte pero que no siempre dan una solución efectiva y duradera a los afectados.

Al final no se sabe si mudarse o no de la zona por temor a encontrarse con situaciones iguales o peores en otro lugar.